Buscar
  • Equipo Criando Contigo

¿POR QUÉ NOS HACEN MAL LOS ERRORES?


Desde niños aprendemos a evitarlos y negarlos, a avergonzarnos de ellos como si fueran algo que nos denigra como personas y que nos hace valer menos. Será porque nuestros padres siempre nos enseñaron a que éstos eran algo malo, y en muchas ocasiones hasta nos castigaron duramente por ellos? Claramente ellos lo hacían con la mejor intención, al igual que antes lo hicieron sus padres con ellos. Querían conseguir que nosotros, sus hijos, no fuésemos a cometer equivocaciones, apuntando a la búsqueda de la “perfección” y lo que se logra generalmente no es el incentivo a querer mejorar, sino es un temor a hacer las cosas para no fracasar otra vez. El tema de los errores es que estos por si solos ya nos causan una consecuencia negativa y si a eso le agregamos el repudio externo, éste se vuelve más dañino aún para nosotros. Si el equivocarnos es parte de nuestra esencia como seres imperfectos que somos, por qué no cambiar la visión que tenemos de los errores y tomarlos como aprendizaje? Jane Nelsen menciona en su libro: “Disciplina Positiva” que para Rudolf Dreikurs, “el valor de ser imperfecto” se logra utilizando las llamadas “tres R” para la “Recuperación” de los errores: 1- Reconocer: Cometí un error. 2- Reconciliar: Lo siento. 3- Resolver: Trabajemos juntos en una solución.

“Cuando los errores se miran como ocasiones para aprender, reconocerlos seráuna aventura emocionante: Qué podría yo aprender de ellos?” Perdonarse a si mismo es comenzar a entender el “valor” de ser imperfecto. Si como adultos logramos cambiar la concepción que tenemos de los errores, cambiaremos nuestra reacción y conducta frente a ellos. Este cambio se verá reflejado en nuestras relaciones y en la actitud con la que enfrentamos el día a día. Nuestros hijos, muy perceptivos y mucho más flexibles y adaptables que nosotros, irán moldeando su conducta y mejor aún, comenzarán a vivir este cambio en sus propias relaciones familiares y sociales, adquiriendo excelentes herramientas emocionales que también podrán ir transmitiendo a sus hijos en el futuro. Enseñar a nuestros hijos a aceptar la equivocación, a aprender a pedir perdón y a trabajar la capacidad de buscar soluciones al error cometido nos llevará a mejorar la relación familiar y mejor que eso, a que nuestros hijos crezcan con cada error! Porque como dice Jane Nelsen “los errores no son más que maravillosas oportunidades para aprender”♥ Imagen extraída de la web.

#errores #oportunidadesparaaprender #disciplinapositiva

35 vistas

Miembro de

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • LinkedIn - Black Circle