Buscar
  • criandocontigochile

El buen trato


El otro día una mamá me contaba que al dejar a su hija pequeña en su sala de clases, la profesora le gritó a la niña por llegar tarde. A la mamá no le gustó para nada escuchar a lo lejos que le hablaran fuerte a su hija, por lo que apenas llegó a casa en la tarde, le preguntó qué le había dicho su profesora por llegar tarde. La pequeña le dijo: “Mi profe me gritó mamá, pero no me importó por que TÚ me gritas más fuerte.” Luego de hablarlo con ella quise escribir sobre lo importante que es el trato que le damos tanto a nuestros hijos e hijas desde que nacen, e incluso desde antes. Es cierto que muchas veces nos dejamos llevar por el "destape" de nuestro cerebro racional en los momentos de mayor estrés, y sabemos lo difícil que es controlarnos en dichos momentos. Pero ahí están ellos, nuestros hijos pequeños, mirando, escuchando y aprendiendo de nuestro trato hacia ellos. Mi idea aquí no es juzgar, ya que a todas las madres, padres y cuidadoras nos ha pasado que hemos expresado nuestro enojo con una mala actitud, una palabra hiriente o un grito. La idea aquí es mirar atrás, aprender de nuestros errores y reflexionar acerca de que provocarán estos comportamientos en mi hijo o hija a futuro. La ecuación es simple: si mi hijo es "mal tratado" por las personas que más ama y que más lo aman, entonces esta forma de relacionarse será la "aceptable" para él o ella. Si quién me ama me grita, me insulta o me empuja cuando está enojado y estresado, eso pasa a ser lo esperable en una relación de amor. Y como ya sabemos, el tipo de relación que el cuidador principal establece con el niño pequeño, será el tipo de relación que ese niño extrapolará a sus relaciones siendo adulto, comenzando con su grupo de pares, amistades, pololos, parejas e hijos. Los invito a pensar: ¿Cómo me gustaría que fueran las relaciones que establezca mi hijo o hija a futuro con sus compañeritos, amistades, pololos, parejas, e hijos? ¿Cómo me gustaría que reaccionara frente a un "mal trato"? Si criamos y educamos con respeto y buen trato, hacia el otro y hacia nosotros mismos, nuestros hijos notarán cuando No es así y en consecuencia buscarán cuidarse, respetarse y bien tratarse. Entreguemos esta ecuación: Buen trato + respeto = amor, cariño y ellos aprenderán a ir por la vida entregando un buen trato y esperando esa forma de relacionarse de quienes estiman, quieren y aman.

Recordemos que la violencia comienza en el hogar y como dice el Ps. Álvaro Pallamares: "Los femicidios se alimentan de una crianza violenta. Romper la violencia de género es un efecto natural de romper con la crianza autoritaria."

DM.


26 vistas

Miembro de

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • LinkedIn - Black Circle